Uno de los sistemas de seguridad fundamentales en los automóviles es el sistema de frenos. Existe una gran variedad de estos, y varían conforme a los modelos de autos, tamaños, capacidades y características. Si bien, es el sistema de frenos ABS (por sus siglas en inglés “Anti-lock Braking System”) es uno de los más seguros, en realidad es un dispositivo que permite realizar variaciones automáticas en la fuerza de frenado, para que los neumáticos no pierdan adherencia sobre el pavimento.

Este tipo de frenos evitan que las ruedas del automóvil se bloqueen y se patinen cuando se aplica el pedal de frenado. Lo que hace es que el vehículo desacelera de manera óptima y mantiene una estabilidad durante el proceso. Así, el conductor puede realizar maniobras durante la frenada y evadir obstáculos sin perder el control del vehículo.

Los frenos ABS originalmente fueron diseñados para aplicaciones en la aeronáutica, sin embargo, la empresa Bosch presentó el primer sistema electrónico de frenos antibloqueo, para autos, en 1978.